Periodontitis

Detección temprana de la enfermedad periodontal

La detección precoz del agente bacteriano es de gran utilidad, ya que algunos de ellos precisan un antibiótico específico para su tratamiento. La prueba diagnóstica se realiza a partir de una muestra indolora de la placa dental. Esta prueba está basada en una técnica molecular orientada a identificar el grupo de bacterias presentes en el surco entre diente y encía.

Después del tratamiento inicial, se puede repetir la prueba para comprobar la efectividad de la terapia

  1. Extracción de ADN
  2. Amplificación por PCR
  3. Hibridación sondas específicas

Predisposición genética

Ante una agresión microbiana, nuestro organismo responde activando células del sistema inmunitario que nos defienden.

El estudio de predisposición genética a la enfermedad periodontal es útil tanto para el paciente que sufre la enfermedad como para su descendencia. Es importante conocer de antemano cuál de los hijos del paciente ha heredado esta variación genética y en qué grado, para tomar las medidas preventivas oportunas antes de que aparezca la enfermedad. 

RELACIÓN ENTRE PERIODONTITIS Y ENFERMEDADES SISTÉMICAS COMO DIABETES O ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

Los diabéticos con periodontitis avanzada tienen 3 veces más riesgo de mortalidad cardiorenal (enfermedad cardíaca isquémica y nefropatía diabética, combinadas) que los diabéticos sin periodontitis1

La vinculación entre enfermedad periodontal y riesgo cardiovascular resulta evidente cuando hay daño en las arterias, ya que esto conlleva un proceso generalizado de inflamación2.

Las enfermedades que afectan a las encías son un factor de riesgo para sufrir episodios coronarios, como un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular. Pacientes periodontales pueden tener entre un 25 y un 50% más de posibilidades de padecer una patología cardiovascular.

1 Periodontal Disease and Mortality in Type 2 Diabetes; Diabetes Care, Volume 28, Number 1, January 2005

2 Periodontal Disease and Atherosclerotic Vascular Disease: Does the Evidence Support an Independent Association? A Scientific Statement From the American Heart Association; November 2012