Microbiología Clínica

La unidad de Microbiología Clínica tiene una función multidisciplinar. Su actividad principal consiste en el diagnóstico de enfermedades infecciosas mediante la demostración del agente causante de dichas infecciones en las muestras biológicas recogidas en el paciente. Técnicas como la detección de antígenos, tinciones, o visualización directa proporcionan un diagnóstico rápido. El cultivo e identificación del germen permiten junto con el antibiograma conocer su sensibilidad o resistencia a los agentes antimicrobianos y conseguir por lo tanto el tratamiento más adecuado y un mayor éxito terapéutico.

Por otro lado, esta unidad también se encarga del control microbiológico de áreas hospitalarias y del aislamiento de gérmenes patógenos en manipuladores de alimentos.

Otra de sus funciones fundamentales consiste en proporcionar asesoramiento a pacientes, médicos y entidades hospitalarias en todos los aspectos, tanto clínicos como epidemiológicos, que son de su competencia.

TÉCNICAS ANALÍTICAS:

  • Cultivos
  • Sistema automático hemocultivos
  • Sistema automático ID+ATB
  • Sistema automático micobacterias
  • Microscopía óptica
  • Microscopía fluorescencia
  • Control microbiológico de ambientes y superficies de Áreas Hospitalarias
  • Antígeno de Legionella
  • Sedimento de Orina
  • Cultivo selectivo para Streptococcus agalactiae


CAMPOS DE ACTUACIÓN:

  • Bacteriología
  • Micobacterias
  • Micología
  • Parasitología
  • Control de esterilidad de espacios y equipamiento hospitalario (quirófanos, hemodiálisis, etc.)
  • Control epidemiológico de los centros asociados (informes epidemilógicos y mapas de resistencia)
  • Microbiología Molecular